Perspectiva Desde Boxes

Las carreras de MotoGP son un deporte por equipos. Sin el equipo de mecánicos incansables y dedicados, las motos ni siquiera llegarían a la parrilla de salida, pero ¿qué sucede realmente entre bambalinas?
La escudería Gresini Honda, que Castrol apoya y ha conseguido seis victorias para ambas, cuenta con dos de las estrellas más jóvenes y brillantes en los circuitos de MotoGP: Marco Melandri y Toni Elias. Pero el éxito de un motorista no va más allá de los materiales que tiene disponibles y, en este caso, abarcan Honda, Castrol y los mecánicos de primera línea de Gresini. ¿Donde convergen todos ellos?

Para los mecánicos de alto nivel que Gresini emplea, unos boxes inmaculados constituyen el centro de su mundo en los circuitos. Esta colmena que rezuma actividad recuerda más a un teatro en plena función que a un taller de servicio de su ciudad. Herramientas brillantes, superficies inmaculadas y regletas de lámparas de halógeno iluminan las cuatro motos RC212V montadas en soportes de taller.

Los boxes en los circuitos de MotoGP, que miden aproximadamente 90 metros cuadrados, albergan cuatro motos (la primera y un repuesto (o muleto) para cada motorista), dos baterías de ordenadores, hasta diez mecánicos y piezas de repuesto, lubricantes, neumáticos y herramientas en cantidad suficiente para un fin de semana completo en las carreras.

Los mecánicos pueden realizar, por lo tanto, trabajos variados que van desde cambios de lubricante y líquido de frenos hasta la revisión de horquillas y sustitución de motores. Durante la temporada reciente de entrenamientos antes de la temporada en Jerez, los mecánicos desmontaron por completo cuatro motos y las reconstruyeron antes de que rodasen por el asfalto y realizaron todo el trabajo dentro de los límites de su box.

La Organización Esencial

La organización es, por lo tanto, indispensable para que los mecánicos puedan realizar perfectamente su trabajo a pesar de la tensión de una carrera.

“En los boxes, durante una carrera de MotoGP, sin duda, la moto es el elemento más importante”, explica Antonio Jimenez, Ingeniero Informático de Melandri. “Es preciso mantener todo perfectamente limpio y ordenado. La moto ha de estar en perfectas condiciones y, para conseguirlo, los boxes tienen que ser, también, perfectos".

“El motorista debe salir a la pista completamente seguro de su moto y eso solo pueden conseguirlo los mecánicos y el taller del box. Hay que garantizar las prestaciones y seguridad de la moto y todo comienza por las condiciones de trabajo y los mecánicos”.

Las herramientas de máxima calidad, que parece acaban de salir de fábrica, son los instrumentos quirúrgicos de los mecánicos. El equipo de Gresini que trabaja en los boxes, puede utilizar, sin pérdida de tiempo, cualquier componente del equipo disponible en el taller: Desde un destornillador de dos milímetros hasta una maza de 2 kilogramos. Los boxes incluyen, además, equipos que nadie, ajeno a la escudería, podría reconocer, utilizados en piezas fabricadas contra pedido.

Siempre lo mismo

Además de las herramientas, muchos juegos de neumáticos para condiciones húmedas y secas, equipos electrónicos y litros de lubricantes de Castrol, se transportan hasta los 18 circuitos de carreras que incluyen, en 2007, desde Donington hasta Doha. Para que los mecánicos puedan centrar su atención en las motos, los boxes tienen que ser idénticos en cualquier lugar del mundo.

“La distribución en planta del taller es siempre igual”, afirma Jimenez. “Reservamos un costado para Toni y colocamos siempre la moto número uno cerca de la parte delantera de los boxes y la número dos detrás. Los bancos de trabajo instalados en cada costado, contienen las bandejas extraíbles de herramientas dispuestas siempre de igual forma. Por ejemplo, las llaves inglesas colocadas siempre en la misma bandeja extraíble y las llaves dinanométricas en otra bandeja, etc.”.

Todos saben, sin que sea necesario señalarlo, que no se deja nada fuera de su sitio, si no tenemos que utilizarlo. Nunca verán nada tirado en el piso y, mientras los mecánicos de Gresini trabajan, una bandeja limpia para recoger aceite, sirve, de momento, como caja de herramientas.

Mitad y mitad

El equipo puede trabajar a la vez en las cuatro motos porque las de Melandri y sus mecánicos ocupan un costado, mientras que los de Elías trabajan en el lado opuesto. Esto permite, además, que cada mecánico pueda trabajar en una moto y tener a mano, inmediatamente, la herramienta que necesita. Al terminar el trabajo, los técnicos de neumáticos pueden inflarlos exactamente utilizando dos compresores de aire completos con indicadores digitales situados en los bancos de trabajo que rodean el taller.

Detrás de la zona principal del taller, en cada costado, hay un puesto informatizado de trabajo, donde los ingenieros informáticos de Gresini copian una cantidad asombrosa de datos distintos sobre 150 conjuntos que la moto genera cada vez que sale a la pista. Al combinar esta información con la que suministran los motoristas, al terminar la prueba, la telemetría proporciona al equipo del taller una imagen completa de las prestaciones conseguidas por la moto y les permite realizar ajustes mínimos para conseguir una máquina perfecta.

Cuide la limpieza

El taller de Gresini sorprende porque, aún en los momentos de máxima actividad centrada en las cuatro motos, aparece siempre inmaculado. Limpieza que resulta tan esencial como la buena organización. La contaminación de motores, frenos u horquillas podría perjudicar la seguridad y prestaciones. La limpieza es perfecta en todo el taller - y tenga la seguridad de que pocos mecánicos podrían permitirse como los de nuestra escudería vestir camisas blancas...

“Un garaje limpio refleja mecánicos que trabajan debidamente”, afirma Jimenez. “Para ganar la carrera y no digamos para llegar a la parrilla de salida, el motorista necesita ayuda para preparar la máquina y competir convencido de que monta la mejor moto existente.

“Para los mecánicos su trabajo les apasiona y no podrían sentirse satisfechos ni rendir al máximo, si el taller no estuviera siempre en perfectas condiciones”.

Un taller perfecto es el medio adecuado para conseguir un equipo también perfecto, porque, sin una atención meticulosa a los detalles, Melandri y Elías no tendrían la mínima oportunidad de llegar a la cima del podium.