FORD GT ELIGE CASTROL EDGE SUPERCAR

FUERTE COMO EL TITANIO PARA UN MÁXIMO RENDIMIENTO.

SUPERANDO LOS LÍMITES

Desafiando los límites durante más de un siglo, Castrol y Ford han mantenido una colaboración global durante más de 100 años en circuito y carretera.

RENACIMIENTO DE UN ICONO

2016 marcaba el lanzamiento de un Ford GT totalmente renovado. Nada mejor que un supercoche, con su extraordinario rendimiento en caballos de potencia, para poner a prueba un lubricante de motor.

A lo largo de los últimos 10 años, las presiones del motor de los supercoches prácticamente se han duplicado. Esto nos proporciona un campo de pruebas extremo para la gama Castrol EDGE en la cumbre de la ingeniería y el rendimiento en la automoción.

EL DESAFÍO FORD GT

A la luz de su exitosa colaboración en los deportes de motor, Ford encargó a Castrol la creación del lubricante de motor perfecto para su nuevo vehículo insignia. Juntas, las dos marcas testaron y refinaron rigurosamente una fórmula de lubricante de motor a medida para el vehículo de carretera Ford GT, que culminó con la presentación del Castrol EDGE SUPERCAR 5W-50 para el Ford GT. Con un afán de máximo rendimiento desde el primer día, todos los supercoches Ford GT salen de fábrica dotados de este lubricante de motor desarrollado a medida.

LLEVAR LA TECNOLOGÍA AVANZADA A LA CARRETERA

Castrol EDGE SUPERCAR es la prueba de un creciente deseo, tanto de los propietarios como de los fabricantes de automóviles de altas prestaciones, de que sus vehículos cuenten únicamente con tecnología avanzada.