FORD GT ELIGE CASTROL EDGE SUPERCAR

COLABORADORES MUNDIALES DURANTE MÁS DE UNA DÉCADA

Castrol suministra lubricantes para los vehículos Ford desde 1914, empezando por el lubricante del motor del emblemático modelo T de Ford y el lema “Give me Castrol every time”.

Desde entonces, Castrol y Ford han seguido colaborando en el circuito y en la carretera. Las dos marcas continúan colaborando actualmente, combinando su experiencia y recursos para desarrollar tecnologías futuras que reduzcan el consumo de combustible y las emisiones de CO2 de los vehículos de altas prestaciones actuales.

EL DESAFÍO FORD GT

2016 fue testigo del renacimiento del icónico Ford GT. El pedigrí de Castrol y Ford en la competición ponían a Castrol en una posición inmejorable para desarrollar el lubricante de motor definitivo para el vehículo de carretera más emblemático de la gama Ford.

Juntas, las dos empresas pusieron a prueba y refinaron rigurosamente una mezcla de lubricante de motor hecha a medida, lo que desembocó en el lanzamiento de Castrol EDGE SUPERCAR 5W-50, recomendado para el Ford GT.

Liberando el rendimiento más espectacular desde el primer día, cada supercoche Ford GT sale de la línea de producción con Castrol EDGE SUPERCAR 5W-50 como primer llenado.

DEL CIRCUITO A LA CARRETERA

La misma ingeniería experimentada que gana en circuito en nombre de Ford y Castrol se ha dedicado al desarrollo de nuestra gama Castrol EDGE SUPERCAR para carretera. Probado en la cumbre de la ingeniería del automóvil, Castrol EDGE SUPERCAR con Fluid TITANIUM libera el rendimiento del motor; incluso con las presiones extremas de los supercoches actuales.