¿Por qué se asocia una marca de lubricantes de primera línea mundial a una escudería de Fórmula 1?

Castrol invitó a un ambicioso estudiante de ingeniería mecánica a averiguarlo.

Se podría decir que ha sido una semana de trabajo irrepetible. Cuando le invitaron a pasar un día con la escudería Renault Sport Fórmula 1 y visitar el Centro tecnológico de Castrol en el Reino Unido, Marcello D’Aprile, estudiante de ingeniería mecánica de 21 años en el Imperial College de Londres, no se extrañó ni un poquito.

Los últimos tres días de la semana los pasaría con el mismo equipo de la escudería Renault en el GP de Gran Bretaña... así que para un amante confeso del mundo del motor y seguidor apasionado de la F1, era imposible negarse. 

Así empezó “la mejor semana” de la vida de Marcello, con la visita al equipo Renault Sport Formula One.

Lo sentimos, necesita que Javascript esté habilitado para ver este vídeo.

Cargando vídeo

Espere

Renault ganó su primer Gran Premio en 1979, casi dos décadas antes de que Marcello naciese y tan solo tres años antes de que un reputado ingeniero aeronáutico, llamado Bob Bell, se embarcase en su propia carrera en la Fórmula 1.
Hoy Bell es director técnico de Renault Sport Racing y lleva 35 años de éxitos, entre los que figuran los dos títulos mundiales consecutivos junto a Renault y Fernando Alonso en 2005 y 2006. Tiene la experiencia y la posición necesarias para una clara perspectiva de por qué es clave contar con socios como Castrol. “Castrol es un socio de primerísima categoría, supone una colaboración tremenda”, explica. “En la Fórmula 1 hay que cuidar al máximo dos ingredientes: el rendimiento y la fiabilidad. Castrol es un actor fundamental porque nos permite cumplir los objetivos que nos marcamos en ambos niveles, nos ayuda a ganar carreras y sumar puntos”. 

Ese es el razonamiento del equipo en cuestiones de ingeniería. Pero para entender por qué invierte Castrol en la élite del automovilismo, Marcello tuvo que irse al Castrol Technology Center de Pangbourne.
En realidad, es fácil de entender. Si nos involucramos en la Fórmula 1, podemos desarrollar lubricantes mucho más rápido.
Will Pickford, jefe del programa de F1 de Castrol
Will Pickford, jefe del programa de F1 de Castrol, se ocupó de profundizar en el punto de vista de Bob Bell.

“En realidad, es fácil de entender. Si nos involucramos en la Fórmula 1, podemos desarrollar lubricantes mucho más rápido. El ritmo de este deporte es brutal y las exigencias, extremas. A lo largo de la temporada afrontamos una carrera cada dos semanas, de media, con distintos test oficiales repartidos en las pausas. Recibimos feedback de inmediato y nunca dejamos de investigar y desarrollar el product aquí, en nuestras instalaciones, y en la fábrica de la escudería Renault. 

Si quieres mantener un ritmo de desarrollo que permita mejorar los lubricantes que lanzas al Mercado sin cesar, es imprescindible cooperar con uno de los grandes fabricantes de motores. Esa es nuestra meta final, desde luego”.
Seb Hirsz es especialista sénior en tecnología de F1 en Pangbourne. Desempeña un papel clave, ya que presta apoyo a Renault Sport Racing durante la evolución constante de los productos Castrol para competición. Hirsz le dio a Marcello más datos para ilustrar lo que le había dicho Pickford. 

“Ya en el circuito, prestamos distintos servicios al equipo en la propia pista. La escudería Renault Sport Formula One necesita el mejor apoyo posible para potenciar al máximo las prestaciones de sus motores y los ingenieros de pista de Castrol realizan análisis instantáneos y muy importantes de rendimiento en cada Gran Premio. Por ejemplo, si detectamos metales en las muestras que tomamos durante los entrenamientos o la calificación, podrían indicar que hay un problema potencial o hasta explicar una caída del rendimiento. No nos limitamos a desarrollar el producto ý ya está: hay mucho más”.
La mayor parte del trabajo de Hirsz tiene lugar en Pangbourne, donde se apoya en los conocimientos y la dedicación de gente como Jenna Hill, técnica de desarrollo. Hill es responsible de obtener las muestras iniciales de todas las formulaciones que diseñe Seb, respondiendo a las evaluaciones de Renault Sport Racing y el equipo de Castrol en pista. Ese es el ritmo de desarrollo al que se refiere Will Pickford y la lógica de la investigación, el motivo de que Castrol participe en la Fórmula 1.