Suggestions
View all results

ES MÁS QUE UN SIMPLE ACEITE, ES INGENIERÍA LÍQUIDA.

  1. Inicio
  2. ACERCA DE NOSOTROS
  3. SALA DE PRENSA
  4. COMUNICADOS DE PRENSA
  5. CASTROL REINVENTA LOS FLUIDOS DE CORTE

CASTROL REINVENTA LOS FLUIDOS DE CORTE

Castrol Alusol SL 51 XBB ofrece ventajas tangibles sin compromisos asociados

Establecer nuevos estándares de productividad, calidad, seguridad y rentabilidad

17 de agosto de 2016 – Castrol, el fabricante de lubricantes líder en todo el mundo, ha reinventado los fluidos de corte con el lanzamiento de Castrol Alusol SL 51 XBB.

Creado para contribuir a la fabricación de componentes metálicos, la innovadora tecnología de fluidos de corte de Castrol mantiene unos niveles de pH constantes (9-9,5) y unas condiciones estables durante más tiempo que otros fluidos de corte convencionales. Esto reduce la necesidad de añadir costosos aditivos de tratamiento y biocidas, además de salvaguardar los costosos cambios de sistema no controlados. Los productos Alusol XBB de Castrol no se basan en el uso de boro ni agentes liberadores de formaldehído, ni en paquetes adicionales de aditivos biocidas ni fungicidas, pero aun así pueden cumplir y superar las expectativas de vida útil de la tecnología de referencia hasta la fecha. En muchos casos, los clientes han podido reducir o eliminar significativamente el uso de biocidas en sus procesos de gestión.

Los fluidos de corte desempeñan una función esencial en la fabricación de muchos tipos de componentes metálicos. Una de las principales carencias de la tecnología tradicional es que, con el paso del tiempo, el fluido puede verse afectado por el crecimiento bacteriano y la contaminación, lo que trae como resultado un fluido “apagado”. Esto causa la bajada del pH, olores desagradables, inestabilidad de la emulsión y falta de rendimiento. Desde una innovación lograda por la ingeniería líquida de Castrol, estos nuevos productos Alusol XBB redefinen las propiedades de los fluidos de corte: son resistentes al ataque ácido de las bacterias y se ha demostrado que mantienen el pH a un nivel constante y, por lo tanto, son inherentemente más resistentes al crecimiento bacteriano.

Pawan Sabharwal, vicepresidente de industria y servicio pesado, Castrol India dijo: “Nuestros ingenieros en lubricación han reinventado los aspectos fundamentales de la tecnología de los fluidos de corte. Al tener un mayor control del pH, la dependencia de los biocidas de corta duración para controlar las bacterias se reduce o elimina significativamente. En última instancia, se traduce en mejoras significativas para el control de los costos de fabricación, incrementando la productividad, protegiendo la calidad de los productos finales y cumpliendo los requisitos de SSMA”.

A medida que se incrementa la vida útil del fluido de corte, los costos asociados a la eliminación de fluido usado se reducen y la estabilidad del sistema minimiza el requisito de costosos regímenes de mantenimiento. Incluso en concentraciones bajas, los productos Castrol Alusol XBB mantienen el rendimiento del mecanizado y pueden ayudar a proteger contra la corrosión y las manchas. Sus excelentes propiedades lubricantes ayudan a evitar la acumulación de virutas, lo que garantiza un acabado de superficies de alta calidad y bajas tasas de desperdicios.

Castrol Alusol SL 51 XBB mejora el rendimiento de precisión en el mecanizado de aluminio. Neutraliza hasta un 33 % más de material ácido que los fluidos de corte para aluminio convencionales* y reduce los volúmenes globales de relleno de fluido en hasta un 30 %**, al tiempo que garantiza una máxima precisión de corte. Estos productos reoptimizan el fluido en uso y reducen significativamente o pueden eliminar la necesidad de aditivos biocidas.

La nueva tecnología de fluidos de corte de Castrol también destaca productos que impactan positivamente en el perfil HSE de una organización mejorando significativamente el entorno de la fábrica y las condiciones de trabajo. Al mantener la estabilidad del sistema, los olores desagradables producidos por una emulsión que sufre de una gran población de bacterias se minimizan y la menor necesidad de probar los niveles de pH reduce las posibles quejas de la piel de los trabajadores. Además, la menor necesidad de aditivos biocidas minimiza la necesidad de que los trabajadores manipulen productos químicos peligrosos.