Castrol y los récords de velocidad en tierra

Castrol siempre ha sido sinónimo de logros sin precedentes, pasión y rendimiento, además de formar parte de algunas de las mayores hazañas sobre la Tierra. Nuestra empresa ha respaldado las espectaculares proezas de los primeros pioneros que batían récords en tierra, mar y aire. 

Castrol cuanta con una trayectoria notable en los récords de velocidad en tierra, la forma original de competición automovilística y también la más rápida y pura. El récord de velocidad en tierra se ha superado 21 veces con la colaboración de Castrol, desde el primer intento de récord de Sir Malcolm Campbell en 1924 (146 mph/235 km/h) hasta una historia de treinta años de apoyo a las campañas del Thrust de Richard Noble.

Noble ha dedicado más de 40 años de su vida a traspasar límites y Castrol ha respaldado su espíritu pionero en todo momento. Primero elevó el récord del mundo de velocidad en tierra hasta 633 mph (1019 km/h) como piloto y director del proyecto Thrust 2. A continuación, empezó a trabajar en el Thrust SSC, dirigiendo el proyecto desde el principio, aunque renunció a pilotar este bólido supersónico y le pasó el testigo a Andy Green, piloto de caza de la RAF. Juntos y con la ayuda del resto del equipo, alcanzaron 763 mph (1228 km/h) en 1997. 

Este récord sigue vigente. Pese a ello, el equipo y Castrol se han vuelto a unir para volver a batir el récord con su último automóvil, el BLOODHOUND SSC, en Hakskeen Pan (Sudáfrica).

Con el BLOODHOUND SSC, diseñado para alcanzar una velocidad máxima de 1050 mph (1689,81 km/h), el equipo también tendrá en el punto de mira el récord de las 1000 mph (1609,34 km/h).